Notas de la bodega. Cheval des Andes 2012.

Cheval des Andes produce sus vinos a partir de dos viñedos: Las Compuertas, en Luján de Cuyo, una de las regiones más antiguas de Mendoza, y La Consulta, en la distinguida región del Valle de Uco.
Las Compuertas se ubica sobre suaves pendientes a una altura de 1070 metros. Posee  un microclima único con precipitaciones escasas, mientras que su altitud permite un clima más fresco con una elevada amplitud térmica diurna. Tiene suelos aluvionales y franco-limosos compuestos por arena (36 %), piedra caliza (45 %) y arcilla (16 %). Las piedras se encuentran entre 1,5 metros y 2,5 metros de profundidad.
La Consulta se encuentra a una altitud de 1100 metros. Se caracteriza por tener una variación de temperatura diurna mayor que la de Las Compuertas. Sus suelos aluvionales están compuestos por arena (60 %), arcilla (10 %) y piedra caliza (30 %). La composición del suelo da como resultado un drenaje natural que es bueno para la salud de la vid.
Cheval des Andes es un blend de uvas Malbec y varietales de Burdeos; un conjunto que cuenta con la exuberancia del Malbec, equilibrada por la templanza del Cabernet Sauvignon y que se completa con toques de Petit Verdot.
La visión de Cheval des Andes es traer la filosofía de la elaboración del vino de Château Cheval Blanc -basada en el potencial de guarda y la elegancia- a la Argentina. Cheval des Andes elabora vinos que se añejan con gracia y “viajan a través de las décadas", según Pierre Lurton, presidente de Château Cheval Blanc y Cheval des Andes.
Cuando Pierre Lurton, descubrió el impresionante viñedo de Malbec de Las Compuertas, plantado en Mendoza en el año 1929, se sintió inmediatamente cautivado y declaró: “este será un viaje a las raíces del Burdeos”. Él deseaba revivir los vinos de Burdeos de ayer y reconectar Château Cheval Blanc con la historia de Saint-Emilion.
En 1999, Château Cheval Blanc inició un proyecto junto a Terrazas de Los Andes y así nació Cheval de Andes. Desde entonces, un blend con el estilo de Burdeos y la predominancia de Malbec se convirtió en el emblema de Cheval des Andes.
La cosecha 2012 se caracterizó por fuertes vientos durante el invierno y algunas heladas en septiembre que generaron una brotación desigual. Tres episodios de viento zonda muy fuertes y calientes precedieron a la primavera, lo que desaceleró el cuajado. El rendimiento naturalmente bajo ayudó a desarrollar el color y la concentración aromática en las uvas. Diciembre, enero y febrero tuvieron temperaturas más altas que el promedio.
El 2012 ofreció uvas con un perfil fresco y aromático. Las bayas estaban maduras pero vibrantes, y conservaban su equilibrio y frescura naturales.