Notas de la bodega. Zuccardi Fósil 2017.

Nace en el Paraje Estancia dentro de la IG San Pablo, a 1400 metros de altura, y a tan sólo 300 metros de distancia del inicio de la Cordillera. La inmensidad de la cordillera y esta cercanía, convierten en extremo todo lo que la rodea: su clima, su paisaje, su identidad. Fósil es un vino de lugar. Nacido de la combinación irrepetible del clima frío, los suelos calcáreos, y las brisas andinas de una de las zonas más altas del Valle de Uco.

La exploración que Sebastián Zuccardi inició en el Valle de Uco hace una década no deja de sorprender con los resultados que finalmente llegan a la botella. Entre los orígenes más llamativos para sus creaciones se destaca San Pablo.
 
Este 100% chardonnay, es prensado directo, fermentado con levaduras indígenas en piletas de hormigón.
No tiene fermentación maloláctica  y su crianza es en concreto.
Siendo la 2017 la segunda cosecha de este vino.

Sebastian asegura que Fósil es el resultado de una experiencia que vivió en la región de Champagne, en Francia, cuando participó de una vendimia y descubrió la pasión que le generaban sensaciones como la tensión, la verticalidad y la acidez.